miércoles, 27 de diciembre de 2017

Arte sostenible

Rue Saint-Antoine nº 170
Arte. Una exposición del pontevedrés Kike Ortega en la Emotion Art Gallery de Madrid, abierta hasta el 10 de enero, lleva hasta la capital una de las propuestas artísticas más interesantes que últimamente surgen en nuestra ciudad. Una apuesta por un arte sostenible, donde material y creatividad luchan a partes iguales por impactar al espectador.


Kike Ortega es feliz en Pontevedra. Algo en lo que no es distinto a los miles de pontevedreses que día a día hacen de esta ciudad una parte fundamental de su vida. Pero Kike Ortega lleva muchos años exponiendo ese trabajo concebido y parido a las orillas del Lérez fuera de nuestra ciudad, reclamado desde diferentes espacios nacionales e internacionales pero siempre con Pontevedra como el eje en el que hacer girar su compás creativo. Arquitecto de formación su creatividad e imaginación se han ido expandiendo por territorios como los de la pintura y la escultura generando un lenguaje de un gran efectismo visual en un espectador que ante sus obras aplaude no solo ese talento del creador sino también la reconversión de los materiales en su trabajo.
Y es que esa apuesta por la sostenibilidad de una serie de materiales que van más allá de ser un mero soporte, los convierten en protagonistas de su discurso artístico. Texturas, colores, significados y tiempo se funden en las diferentes propuestas del artista tras un largo periodo de experimentación y maduración de posibilidades y efectos. Así es como bidones, tableros de encofrar, lonas de tren, arpilleras e incluso techos de tractor son los lienzos desde los que Kike Ortega sigue en su planteamiento de fragmentar el tradicional soporte pictórico, de discutir sus márgenes y límites, planteando una libertad en el hecho creativo que llena sus obras de una potencia y vigor que de otra manera sería muy complicado conseguir debido a la tradicional domesticación de la pintura en el lienzo. «Siempre he enfocado mi trabajo hacia la expresividad de los materiales. Estoy interesado en ellos pero de una forma bastante simple, los observo como algo que está ahí para servirme. Me gustan los materiales usados, agotados en su función, pero que tengan una apariencia objetiva», apunta Kike Ortega sobre su relación con los materiales.
Kike Ortega lleva exponiendo en Madrid desde el mes de noviembre tras mostrar su obra en los últimos meses en Miami (Byscaine Art House) y en la sede viguesa de Afundación, pero el cercano 2018 le cita de nuevo en Miami para exponer en el Centro Cultural Español. Una apretada agenda que a Kike Ortega le reafirma en su trabajo y también en la necesidad de todo artista por mostrar su obra, por hacérsela llegar a «un público que debe ser entendido más allá de un mero consumidor o comprador de obra», como manifiesta el artista pontevedrés junto a la necesidad de que la cultura recupere el protagonismo que ha tenido en otros momentos, «algo que entiendo como crucial para la autoestima de cualquier sociedad, además de ser una inversión de futuro».
Figuras humanas, arquitecturas, juegos de perspectivas... todo eso se va asomando en unas obras en las que tan importante es lo que se muestra y cómo se hace, cómo se aprovechan los diferentes soportes y las hendiduras, manchas de óxido o logotipos para enriquecer un lenguaje que en muchas ocasiones logra la belleza donde todo estaba ya perdido. Piezas ya despreciadas por esta sociedad que gusta de deshacerse de demasiadas cosas que todavía pueden serle útiles.
Esa cabeza de toro, picassiana, simbólica, brutal, planteada sobre el techo de un tractor, es el gran tótem de esta exposición y de un nuevo camino hallado por el artista para continuar avanzando, para seguir volcando ideas y posibilidades para seguir creando, eso sí, siempre desde Pontevedra, ya que para Kike Ortega es «una ciudad con unas enormes posibilidades artísticas, llena de creadores y con una disposición urbana idónea para circuitos expositivos. Deberíamos hacer del arte una herramienta beneficiosa para la ciudad.»



Publicado en Diario de Pontevedra 26/12/2017


No hay comentarios:

Publicar un comentario