domingo, 27 de noviembre de 2016

Sabinismo solanesco

En una sugerente e interesante experiencia desde la Feria de Antigüedades FeriArte me han pedido que relacione una canción con una obra de arte plástica. Y me ha salido esto, un sabinismo solanesco que aquí dejo.

'Pongamos que hablo de Madrid' y de Gutiérrez Solana

RAMÓN ROZAS, Licenciado en Hª del Arte. Diario de Pontevedra. Documentalista y crítico de Arte. Comisario de cosas bien hermosas.
Cuadro: ‘La tertulia del café de Pombo’. (Gutiérrez Solana, 1920). Museo Nacional Reina Sofía.
Canción: ‘Pongamos que hablo de Madrid’ (Joaquín Sabina, 1980).
“Allá donde se cruzan los caminos”… Pocos nombres pueden vincularse más a lo madrileño que los de Gutiérrez Solana, Ramón Gómez de la Serna y Joaquín Sabina, una filiación castiza ejemplificada en un cuadro y en una canción que han pasado ya a la historia de Madrid y a su materialización artística. Aquella ciudad de vanguardias, de palabras y tertulias late también en el corazón de un Joaquín Sabina amante hasta el tuétano de esta capital ‘donde el deseo viaja en ascensores’ y en la que otros antes que él se reunían en un café de la calle Carretas, el café de Pombo, comandados por Ramón Gómez de la Serna, para calibrar la ciudad y la vida.
Para traducir lo que sucedía puertas afuera y hacerlo alrededor de una mesa; algo similar a lo que hizo un recién llegado Joaquín Sabina a Madrid, parapetado en La Mandrágora junto al inolvidable Javier Krahe, en otro proceso de traducción que tendría uno de sus primeros escalones en ‘Pongamos que hablo de Madrid’ cuando aquello de La Movida volvía a recuperar la vida de la urbe. Fue el balizamiento de la capital para la navegación que vendría, cientos de canciones, muchas de ellas íntimamente pegadas a esa piel de Madrid que el pintor Gutiérrez Solana había reflejado en infinidad de mascaradas, pinceladas oscuras y densas, y que en este caso se recogieron en ese café de pintores, poetas, bohemios, azucarillos y copas, que Sabina resumió en deseos, estrellas, metros y todo un mar contenido en un vaso de ginebra. ‘Pongamos que hablo de Madrid’.


No hay comentarios:

Publicar un comentario