martes, 10 de diciembre de 2013

El discurso de la materia

La obra de Ismael Rodríguez Fraga llena las paredes de la Galería About-Art de Pontevedra en una muestra que de nuevo nos coloca ante un artista dotado para suscitar en el espectador el interés por su trabajo. Una peculiar transfomación de materiales a los que dota de una nueva vida en base a una poderosa visualización y a una concepción geométrica que se convierte en eso tan difícil de ver, tan difícil de explicar: la originalidad. Cartones como base de una obra que podemos contemplar hasta el 14 de diciembre en horario matinal.  


Siempre llama la atención cuando nos aproximamos al trabajo de Ismael Rodríguez el posibilismo  que produce en su obra al sorprendernos por la reutilización de materiales que uno puede entender ya caducados y sin valor para la sociedad. Pero este creador posee en su mente la capacidad para conjugar materiales y formas y producir algo bello, algo sugerente que motive al espectador a interesarse por una pieza determinada o por un conjunto de ellas.
Desde el indómito territorio de la abstracción Ismael Rodríguez trabaja en sus superficies a partir de unos bocetos previos que inteligentemente incorpora a esta exposición para definir el camino que sigue cuando se enfrenta al momento de la creación. Apuntes en una pequeñas cuartillas que aparecen dotados de un carácter liviano que se pierde al pasar al formato definitivo, pero sin el cual esta pieza final no tendría sentido. Ahí, en ese germen, nos aproximamos a esa geometrización del espacio que singulariza su trabajo y recuerda propuestas de las vanguardias constructivistas que de una u otra manera llegaron al Cono Sur forjadas en una figura ya icónica del arte contemporáneo como es la del uruguayo Torres-García. El viaje no es gratuito, no se vayan a creer, ya que Uruguay es la patria de Ismael Rodríguez, aunque sean ya muchos los años que lleva en nuestra ciudad dedicado a buscar su espacio artístico y a una labor tan plausible como abrumadora, como es la de realizar con personas en situaciones complicadas terapias artísticas, y hacerlo con unos resultados que les puedo asegurar son difícilmente inimaginables al comienzo de dichas sesiones. Pero el arte, la experiencia sensorial es tan sorprendente como para eso y más, al igual que para reciclar unos cartones que podrían ser arrojados a un contenedor y ahora se convierten en material de trabajo y con el resultado que aquí podemos contemplar.

Rostros como las máscaras africanas que ampararon el origen del cubismo de la mano de Picasso, abstracciones afines a ese constructivismo que analizan espacios y generan sugerente paisajes, retratos... en definitiva, modelos a los que Ismael Rodríguez dota de su singularidad a través de una estética que cuestiona, desde el material, a esta sociedad hastiada de consumismo. Un discurso de la materia que también discute los modelos anteriores desde su concepción formal para ofrecernos estas piezas llenas de misterio y también encanto de las que poder disfrutar. Háganlo, pásense por esta galería de la calle Pasantería y déjense llevar unos minutos por un arte nacido de un material pensado para ser tan efímero como despreciado y comprobarán como las segundas oportunidades en el arte también ofrecen sorpresas.


Publicado en Revista. Diario de Pontevedra 8/12/2013
Fotografías Javier Cervera-Mercadillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada