martes, 22 de octubre de 2013

Cerrar ventanas


  No son pocas las ventanas que vamos dejando abiertas a lo largo de nuestra existencia. Muchas de ellas nunca se cerrarán, pero ante otras la vida parece empeñarse en obligarte a que las cierres. Hablar de una Tesis Doctoral a estas alturas de la película es hablar de una de esas ventanas que se han quedado abiertas, y que diversas ocupaciones, y también algo de desidia, han dejado... abierta de par en par. Hoy me he propuesto comenzar a cerrarla, o por lo menos intentaré que no entre ese frío que cuando uno se acuerda de ella le invade durante unos instantes, muchos más de los que uno quisiera. He recuperado escritos, notas, lecturas y pensamientos. También dvds y cintas de vhs y la verdad es que el aire que me ha dado en la cara me ha gustado. Junto a muchos recuerdos y sueños también ha asomado la admiración a esa figura de nuestro cine cuyo olvido ha sido mi inspiración. Hoy he vuelto a ver fragmentos de 'La vida en un hilo', 'Domingo de carnaval', 'Nada' o 'Mi calle' y he reconocido a ese personaje singular e incomparable llamado Edgar Neville (1899-1967) al que intentaré extraer todo lo que pueda sobre su relación con su momento histórico y evidenciar así cómo su cine estaba íntimamente ligado con el pensamiento del momento, el latido de la vanguardia, diferentes cinematografías y otras disciplinas artísticas como la pintura, el teatro o la música...en definitiva, esa ventana cerrará parte de una vida, pero también servirá para conocer otra, demasiado desconocida y tristemente olvidada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario