martes, 18 de junio de 2013

‘Siempre acabamos llegando ...’


Bajó del estrado y un tumulto de lectores le rodeó, entre ellas una señora que portaba en sus manos uno de sus libros. Ante la petición de una firma, el escritor portugués no puso buena cara y seguidamente recriminó a la lectora diciéndole que aquel no era el acto adecuado para ponerse a firmar libros. José Saramago había llegado a Pontevedra a participar en un congreso sobre Gonzalo Torrente Ballester y su obra ‘La saga/fuga de J.B.’. Admirador del escritor gallego, del que curiosamente se celebró el pasado domingo el centenario de su nacimiento, y en especial de ese título al que comparó con el Quijote, Saramago se presentó en la ciudad con ese aura que poseen los Nobel y la sensación de estar tocados por un halo divino. Es posible que junto con Mario Vargas Llosa, José Saramago sea el escritor del que más títulos haya leído, a lo que se le suma una mirada del mundo y de sus conflictos tan lúcida y comprometida como sus propios textos. Desde la rendida admiración que todo ello comporta, y hasta una asumida condición reverencial, como era lógico y timidez aparte, mi insignificante presencia pasó desapercibida ante su figura. Sin querer importunarle mi única intención era la de sentir cercana la presencia del escritor, corporeizar aquella pluma que tantas buenas horas me había hecho pasar. Creo que durante unas décimas de segundo las mangas de su chaqueta rozaron mi brazo, mientras aquella señora reducía su admiración por el Nobel a marchas forzadas. Me sorprendió su delgadez y altura, pero sobre todo su calavera, un rostro ajado por los años, huesudo, un armazón en el que se sustentaba parte de la mejor literatura del momento. Profundo e irónico, serio y burlón, no sé si me gustaba más leer sus libros o escuchar sus comentarios tras una pregunta.
El viaje del elefante ha llegado a su fin. Ese viaje a través de Europa de un paquidermo de su penúltimo libro metaforiza lo que ha sido su existencia, sobre todo en lo relacionado con su compromiso con un territorio geográfico y humano, una realidad fundamentada en la confianza en esta península, en la que cada vez menos confían, en este rincón por el que apostaba como una unidad, una entidad que sumaría valores y renovaría su fortaleza secular. Para ese libro el escritor escogió la siguiente frase de un supuesto Libro de los Itinerarios como preámbulo a la novela: ‘Siempre acabamos llegando a donde nos esperan’. No se me ocurre mejor frase para cerrar este recordatorio, o quizás sí. Aquella señora finalmente se llevó un libro firmado por José Saramago.




Publicado en Diario de Pontevedra 21/06/2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario