viernes, 19 de abril de 2013

Naturaleza reinterpretada


Hasta el 25 de abril la Sala de Exposiciones de la Xunta de Galicia en Pontevedra acoge una peculiar exposición que muestra la obra de Fernando Carballa. Un sorprendente trabajo que se mueve entre dos parámetros: el de la actitud plástica y la reivindicación de nuestro Medio Ambiente como ámbito con infinitas posibilidades para su reinterpretación. Todo esto es lo que subyace en unas obras que no dejarán a nadie indiferente y donde lo primero a valorar es la capacidad de este artista para sugerir desde unos elementos que considerábamos ya agotados.  



Poco se puede uno imaginar las posibilidades de expresión que pueden llegar a tener el sinfín de restos que alberga la naturaleza. La mirada del artista, siempre dispuesta a aproximarse a la realidad o a nuestro entorno de una manera diferente a la del resto de los mortales, dispone en este caso de un imaginario tan extenso como feliz en sus conclusiones, ya que no hay más que dejar pasar unos minutos entre las piezas que Fernando Carballa reúne en esta muestra para asimilar que hay tantos artes posibles como artistas estén dispuestos a luchar por su discursos, a comprometerse con aquella forma de expresión que le satisfaga de la manera más completa posible.
‘Atlantic waste’ o en una rápida traducción, los ‘desperdicios atlánticos’, es una de esas miradas. Una de las aventuras de un creador que apuesta por la capacidad regeneradora del medio natural y sus posibilidades de reinterpretación. Cada una de sus piezas es un canto al mar, pero también a la concienciación que provoca un sistema natural que ha resistido muchos años, pero que ante el oleaje económico se está viendo cada vez más amenazado. La esquilmación de esa gran fuente de riqueza deja todo un rastro que es el que nutre la obra de Fernando Carballa, desde ese compromiso que aquí retoma el aliento de la plasticidad, con la capacidad del artista para sugerir, para generar espacios bellos, lugares llenos de autoestima y cargados de emociones para el espectador. Sus texturas del universo marino, la capacidad para la evocación de todas esas especies y la consecución de una nueva vida o utilidad para aquello que hasta que ha caído en sus manos se mostraba como un fragmento perecedero, son los elementos que consiguen unidos el generar ese espacio de introspección con la naturaleza y de respeto al mar que logra el conjunto.
Redes, conchas, caparazones, algas, espinas o telas son como el resto del naufragio de la vida natural, reasimilado con otras potencialidades desde la mirada artística. Efectos tan sugerentes como los que se consiguen en piezas como ‘Esqueletos de agua’, ‘Vientos hacia ninguna parte’, ‘Espacio de silencios’, ‘El origen de la armonía’, La salvación del espacio o esa pequeña joya con la que se remata la exposición y que sustenta toda la poética de la muestra llamada ‘Islas Cíes’, son las que nos hablan de Fernando Carballa como de un explorador de emociones, un rastreador de aquellos elementos que la naturaleza ya ha caducado pero a los que un artista es quien de extraer una nueva existencia, una reinvención del medio natural que permite reinterpretar la naturaleza para posteriormente hacérnosla llegar convertida en objeto artístico. Un abismo lleno de sugerencias.

Publicado en Revista. Diario de Pontevedra 14/04/2013
Fotografía Javier Cervera-Mercadillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario