domingo, 10 de marzo de 2013

Prensa



El CIS nos ilumina con un estudio sobre la valoración que los españoles tienen de las diferentes profesiones. El titular surge cuando entre las peor valoradas nos encontramos a la judicatura y a la prensa. Juez o periodista es aquello que nadie querría para sus hijos. Lo de los magistrados me queda un poco lejos, pero lo de la prensa no, y si bien los encuestados han convertido en porcentaje la opinión de Billy Wilder al referirse a los periodistas: “Ese atajo de pobres diablos con los codos raídos y los pantalones llenos de agujeros que miran por la cerradura y despiertan a la gente para decirles qué ha pasado, son esos que roban a las madres las fotos de las hijas que han sido violadas en los parques ¿Y para qué? Al día siguiente el reportaje del periódico sirve para envolver un periquito muerto”, a mí me gusta más refugiarme en el papel de la prensa como portavoz de lo que sucede en la sociedad, la investigadora de aquello que permanece oculto en las cloacas de cualquier Estado o una agitadora de conciencias, y claro, huyo del viperino Wilder para consolarme en la religión Fordiana y su honesto periodismo de ‘El hombre que mató a Liberty Valance’, imprescindible para la construcción de una sociedad saludable. ¡Ah! y en aquel muestrario épico en blanco y negro, recuerdo que la justicia era el otro pilar para que todo esto no se nos venga encima.

Publicado en Diario de Pontevedra 9/03/2013
Imagen: Javier Cervera-Mercadillo


No hay comentarios:

Publicar un comentario