lunes, 22 de octubre de 2012

Toque



El tándem Alberto Núñez Feijoo-Alfonso Rueda se está convirtiendo en los Xavi e Iniesta de nuestra política. Malabaristas del voto que mueven el balón electoral a su antojo sobre el césped gallego en cada campaña. Sus mensajes y tácticas calan en unos votantes que, una y otra vez, apuestan por ese alejamiento visual de Madrid y por hacerles pensar que fuera del PP el caos en forma de bi, tri, cuatri o pentapartito supondría un suicidio para esta Galicia que se mece dulcemente entre las dos pés, sin atender a recortes, copagos y demás miserias que, a la hora de votar, lo único que parecen lograr es que la gente se quede en sus casas, congelada ante las papeletas que los partidos les han enviado y que, cuando se despiertan de ese conxuro, ven cómo se ha cerrado el colegio electoral. Ahora participarán en huelgas, protestas y concentraciones, pero ayer suyo fue un silencio convertido en cruel abstención. Frente a los magos del balón, livianos en toque y desmarque, los hieráticos jugadores de futbolín, Pachi y Jorquera, incapaces de motivar a sus electores, y hasta a sí mismos, deberían ir pensando en desatornillarse. Sus partidos no han superado miserias internas y hasta que el vestuario se purgue la caída continuará. El que apunta maneras es ese jovencito talentoso, ilusionado e irreverente, un tal Beiras.


Publicado en Diario de Pontevedra 22/10/2012 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada