jueves, 12 de abril de 2012

De la generosidad

El Centro Galego de Arte Contemporánea inició hace un par de semanas un nuevo capítulo en su apartado expositivo. Tras la exitosa muestra de fotografía a cargo de Jeff Wall, estos días se nos convoca a una triple cita con muestras que indagan sobre ese complejo ámbito de la creación y la relación del artista con su sociedad. Precisamente es la muestra ‘De la generosidad’ en la que esta doble situación se hace más evidente, con la selección de numerosas piezas que forman parte de la exhuberante colección de la galerista Helga de Alvear.
No cabe duda de que hablar de coleccionismo en España es hablar de Helga de Alvear. Su galería de arte, próxima al Centro de Arte Reina Sofía en Madrid, es uno de los referentes del arte que se exhibe en las galerías españolas, y por ella han pasado, en una inestimable radiografía de la actualidad artística internacional, varios de los artistas más importantes del panorama creativo. Implicada no solo en un acto crematístico, la pasión por el mundo del arte de nuestra protagonista la ha llevado a compilar una de las mejores colecciones de arte contemporáneo que hoy se pueden visitar en en el mundo.
‘De la generosidad’ es parte de esa colección que el CGAC, bajo el comisariado de su director, Miguel von Hafe, exhibe hasta el 17 de junio. Una extraordinaria oportunidad para revisitar varios de los iconos que se postularon dentro de la modernidad artística. Nombres que establecieron un debate, en un primer lugar meramente creativo, insertos en un nuevo tiempo estético, pero que, posteriormente, desde una serie de creadores se permitieron nuevas formulaciones en las que estaba implícita una crítica a esa modernidad recién creada, derivando en discursos llenos de tensión y de propuestas sumamente sugerentes.
Esta recopilación de trabajos se ha hecho con el atino suficiente como para no caer en la repetición de modelos y fórmulas ya analizadas en otras muestras planteadas alrededor de esta colección y ello nos permite un recorrido espectacular, que alcanza cotas excelsas al vislumbrar los trabajos fotográficos y de vídeo, que dejan bien a las claras cuál era la preocupación de Helga de Alvear, así como sus gustos, desde que adquiriese su primera obra en 1967.
Así es como uno no quiere despegarse de las espectaculares series de fotografías de Cindy Sherman, Hamish Fulton o Helena Almeida, ni dejar de mirar las videocreaciones de Gordon Matta-Clark. Pero junto a todas ellas, trabajos como los de Thomas Shütte, Josef Albers, Paul Graham, Hans Peter Feldman o Darío Villalba, por citar solo algunos de los autores en nómina, no hacen más que perpetuar nuestro asombro ante el potencial del arte en las últimas décadas, y por qué no decirlo, ante la envidia porque una persona tenga en su poder una colección de estas dimensiones y calidades. Es por ello que uno no puede dejar de alabar compromisos artísticos como éste, que lleva a la coleccionista a hacernos partícipes de sus posesiones, justificando así el título de la muestra, y es que la generosidad es la gran reflexión a la que nos puede llevar esta exposición. Inteligentemente el CGAC se ha hecho partícipe de esta labor de la coleccionista y nos permite ver una radiografía extensa y profunda de esos nombres esenciales a la hora de generar el arte de nuestro tiempo y todo ello aprovechando una acción ya iniciada, lo que favorecerá a buen seguro el descenso de gastos, algo que tanto preocupa hoy en día a los gestores culturales, que deben aprovechar este tipo de sinergias para llenar de programación sus centros.
Así sucede durante estos próximos meses con el CGAC, en una triple convocatoria en la que se encuadra esta muestra, así como las recientemente inauguradas ‘Graviti & Disgrace’, donde, entre otros, podemos ver la obra de dos gallegos Diego Santomé y Manuel Eirís y ‘La bandera en la cima’ del creador Rafel G. Bianchi.

Publicado en la Revista. Diario de Pontevedra 8/04/2012
Fotografía CGAC

No hay comentarios:

Publicar un comentario