domingo, 26 de junio de 2011

Niños



Es de sobra conocida la frase de Alfred Hitchcock en la que decía aquello de que «Nunca trabajes con niños, con animales o con Charles Laughton». Aparte de la mala baba para con su compatriota, la frase denota claramente lo riguroso de los rodajes del director británico, en donde nada, absolutamente nada, debía dejarse al azar. Con niños por medio, con animales y al parecer con el bueno de Charles Laughton esto peligraba de manera permanente, lo que explica que solo en una ocasión actor y director compartieran película. Pues esto de los niños viene a cuento de la reciente decisión de la Academia del Cine Español de dejar fuera de los Premios Goya a los menores de 16 años. Esta iniciativa, amén de otras consecuencias, nos va a liberar de ver como esos infantes suben al escenario, en gran medida para avergonzar a los que somos muchos años mayores que ellos, padeciendo su soltura y disposición ante las cámaras y una jauría actoral que se muerde la lengua al ver como un mocoso les arrebata el ‘cabezón’. En no pocas veces uno presencia a esos niños que parecen nacidos para hablar en público, agradecer a padres, primos y compañeros de recreo el haber logrado una estatuilla que apenas pueden llevar hasta su butaca. Ahora se limitarán al ámbito artístico, alejados de la hoguera de las vanidades con la que se envuelve el éxito, una palabra que tiene mayoría de edad.


Publicado en Diario de Pontevedra 25/06/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada