domingo, 17 de abril de 2011

Veinte euros



Cuando los rayos de sol se proponen acabar con el invierno, Luis García Montero prolonga la sensación incómoda que provoca dicha estación con ‘Un invierno propio’. Poemario que acaba de situarse en la lista de los libros de poesía más vendidos, y si ya de por sí es noticia que la poesía venda, más lo es que lo sea un libro comprometido, una lectura exigente con nosotros mismos y que nos coloca ante lo que somos, o mejor dicho ante lo que sólo podemos ser. Seres cada vez más deshumanizados, cada vez más codificados por una sociedad que tiende a desembarazarse de todo componente humano. El propio autor habla de individualismo y desamparo, lastres que cada vez más nos momifican, coartando libertades, provocando nuestro ahogo en este océano de fondos de inversión y vacíos ideológicos. Adentrarse en sus poemas supone una necesaria terapia interior, un instante para pensar, precisamente eso que no nos permite nuestra vida. Antes de las rimas cada uno de los títulos se constituye como una obra en sí misma, un aforismo con existencia propia. Al final nos quedan los bares y la familia, pero sobre todo nos queda la poesía, ese ‘ajuste de cuentas con la realidad’, como suele decir el poeta, que nos ofrece un recetario convertido en imprescindible. Muchos hoy buscan solucionar sus angustias en consultas y farmacias, a lo mejor, veinte euros de poesía son parte de la solución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada