miércoles, 2 de marzo de 2011

‘No puedo pasar toda la vida dando saltos’



HACE 30 AÑOS...
La muerte de John Lennon, asesinado en una calle de Nueva York, por un admirador psicópata, ha provocado una serie de reacciones en cadena, alguna de las cuales es verdaderamente interesante. Los cantantes de la generación de los Beatles y de los años inmediatamente siguientes han comprobado que las distancias entre ellos y sus admiradores, ha crecido y que muy pronto se producirá un abismo. Una de las tesis defendidas por los rockeros esa la de la rebeldía de la juventud, pero pregonarla cuando ya se está lejos de esa juventud, es, por lo menos, una contradicción. Escribe el comentarista inglés G. Pierce que ese cansancio ante la trepidación constantes del rock ya se ha producido en algunos intérpretes. Uno de ellos Rod Stewart ha confesado: «Estoy cansado de actuar como un juvenil y saltarín teenager». Rod Stewart está a punto de cumplir 36 años y se ha convertido en un tranquilo padre de familia al que se le está haciendo cuesta arriba mantener la imagen de joven intérprete desgreñado en constante contacto con los jóvenes espectadores. Con una cierta acritud ha comentado: «Yo no puedo estar dando salto y pegando gritos durante el resto de mi vida». Otros ejemplos, Mick Jagger tiene ya 37 años, Cliff Richards, ha pasado la barrera de los 40, Roger Daltrey y Pete Towshand de los Who tienen ambos 35 y Elton John, tiene 34 años (...).

Publicado en Diario de Pontevedra 02-03-2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada