lunes, 28 de marzo de 2011

Ballena




He visto cosas que vosotros jamás creeríais. Naves de guerra ardiendo más allá de Orión». Durante esta semana Telmo Martín nos ha vuelto a abrumar con su Pontevedra del futuro, aquella que los humanos jamás hubiéramos podido imaginar. Ámbitos tecnológicos, trasportes, espacios virtuales en una Pontevedra que precisamente es todo lo contrario a lo que Telmo Martín propone. Es una lástima que el candidato durante estos últimos años no se haya empapado de lo que respira una ciudad que lo último que quiere es que se entierren sus plazas y calles, cuando si algo conocemos todos es su deseo de vivir en la superficie y de respirar el oxígeno que confiere la condición de sentirse ciudadanos orgullos de su privilegiado e histórico hábitat. Y como metafórica guinda esa ballena que, engulléndose a los niños, nos traslada al cuento de Pinocho y su amarga condena, preguntándose por la verdad de estas propuestas de millones y millones de euros abocadas a no pasar de una pantalla de proyección, a quedarse en unas frases, lamentablemente muy alejadas de la melancólica evocación del replicante de ‘Blade Runner’ con la que se inició esta columna. El futuro de esta ciudad pasa por otro tipo de actividades que de verdad entiendan la identidad de una ciudad que nunca le ha dado la espalda al progreso, la evolución y los nuevos tiempos, pero cuando todo eso nace con sentidiño.

Publicado en Diario de Pontevedra 26/03/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario